Movimiento Obrero / Sindicatos

Trabajadores de Amazon organizan manifestación en Albany para promover el apoyo a su sindicato



Por Argiris Malapanis

ALBANY, Nueva York, 17 de julio del 2022 — Unos 100 trabajadores de Amazon y sus partidarios se manifestaron hoy en Townsend Park. Vinieron a apoyar la organización de un sindicato en el centro de cumplimiento de la compañía en Schodack, un pequeño pueblo cerca de la capital del estado de Nueva York.

“Ha sido increíble”, dijo Heather Goodall, la directora de campaña del sindicato que trabaja como seleccionadora en ALB1, el “nombre” del almacén de Schodack. “Sabiendo la realidad de lo que están viviendo los empleados y ver que no pueden alimentar a sus familias. Bromeamos que el día de pago apenas llegamos al trabajo con los vapores del gas, con la esperanza de que nuestra paga sea depositada”.

Organizar un sindicato en ALB1 va a ayudar a los trabajadores a presionar por un salario decente, al menos $27 dólares por hora, y mejores condiciones de seguridad, dijo Goodall a los reunidos.

“Nuestras condiciones de trabajo en un edificio de menos de dos años son horribles”, dijo la organizadora sindical. “Nuestros contenedores se están literalmente desbaratando”. Amazon inauguró el ALB1, un almacén de un millón de pies cuadrados que emplea a unos 700 trabajadores a tiempo completo, en septiembre del 2020.

Heather Goodall, directora de la campaña sindical en ALB1, el centro logístico de Amazon en Schodack, Nueva York, habla en la manifestación en apoyo del sindicato en Townsend Park, Albany, Nueva York, el 17 de julio del 2022.  (Foto: Argiris Malapanis / Panorama-Mundial)

“Ni siquiera ganamos un salario digno”, dijo Goodall. “El cuarenta por ciento de nuestros empleados reciben algún tipo de asistencia pública, cupones de alimentos o Medicaid … $15.50 dólares por hora no es un salario aceptable en el estado de Nueva York, en el norte del estado de Nueva York, especialmente con una inflación tan alta hoy en día. No. Así que estamos pidiendo que Amazon nos pague salarios justos“.

Kim Lane y Kevin Quinn, otros dos trabajadores de Amazon en Schodack que forman parte del comité sindical, también hablaron en la manifestación, enfatizando el alto número de lesiones en el trabajo.

ALB1 es un almacén XL, lo que significa que maneja pedidos que pesan más de 25 kilos por caja, entre ellos televisores de pantalla grande, muebles, electrodomésticos y más, explicó Lane. Los trabajadores usan los llamados submarinos (contenedores grandes y mecanizados) para mover artículos tan voluminosos.

“Tenía una caja de 86 libras que tuve que bajar de mi báscula y poner en un submarino porque es demasiado grande para bajar por la banda de transporte”, dijo Lane. “El submarino se deslizó hacia atrás. Los frenos no funcionaban. Lo reporté al personal de seguridad y me dijeron que sería etiquetado y arreglado. Pero es lo mismo con todos los submarinos. Lo mismo ocurría entonces. Ocurre lo mismo hoy”.

‘Amazon debe reconocer al ALU’

Kim Lane se dirige a la manifestación del ALU en Albany el 17 de julio.  (Foto: Argiris Malapanis / Panorama-Mundial)

Lane ha estado trabajando en ALB1 desde que se abrió el almacén. “Al mes de trabajar allí, me encontré en el suelo en posición fetal, sin poder moverme”, dijo en el mitin. “En la enfermería me dijeron que me sentara allí durante una hora. Nadie me ayudó a salir del edificio. Tuve que conducir hasta la sala de emergencias para descubrir que tenía una hernia masiva y había estado trabajando de esa manera durante unos días … Todos nuestros empleados pueden hablar sobre las lesiones que nos suceden todos los días. Por eso necesitamos un sindicato. Amazon necesita reconocer al ALU”, dijo Lane, refiriéndose al Sindicato de Trabajadores de Amazon.

“Ha habido mucho apoyo de la comunidad, algo que esperábamos”, dijo Lane. “No nos dejaremos intimidar por las tácticas antisindicales de Amazon”. Lane y otros trabajadores señalaron que Amazon ha estado publicando mensajes antisindicales en pantallas de televisión y en las pizarras de anuncios en ALB1, pidiendo a los empleados que se nieguen a firmar tarjetas de autorización sindical.

“En la década de los 30 y los 40 los sindicalistas solían ser asesinados”, dijo Quinn en la manifestación. “Los departamentos locales de la policía eran en realidad escuadrones de sicarios para los organizadores sindicales”. Durante la radicalización laboral de la década de 1930 y el auge laboral después la Segunda Guerra Mundial en la década de 1940, los trabajadores organizaron poderosos sindicatos industriales y lograron mejoras salariales y de las condiciones de trabajo, explicó. Pero durante las últimas décadas “los sindicatos han ido disminuyendo hasta la condición que tenemos hoy. Ahora el péndulo está empezando a oscilar nuevamente y la gente está empezando a darse cuenta de que nosotros somos los que construimos este país”.

Kevin Quinn, un trabajador de Amazon en ALB1, habla durante la manifestación de apoyo a los sindicatos el 17 de julio en Albany. La directora del sindicato ALU en ALB1, Heather Goodall, está a la izquierda con la camisa roja; junto a ella están Chris Smalls, Brett Daniels y Jason Anthony, líderes del ALU en JFK8 en la ciudad de Nueva York; y después Kim Lane y Kevin Hogan, miembros del ALU en ALB1. (Foto: Argiris Malapanis / Panorama-Mundial)

Aparte de Goodall, Lane y Quinn, más de una docena de trabajadores de ALB1 participaron en la manifestación. Los tres han sido miembros de sindicatos en empleos anteriores, aunque dijeron que no tenían experiencia previa en la organización de un sindicato. Lane, por ejemplo, dijo a Panorama-Mundial que fue miembro del sindicato Communication Workers of America (la Hermandad Internacional de Trabajadores Eléctricos, o CWA por sus siglas en inglés) durante más de dos décadas antes de conseguir un trabajo en Amazon. Pero la mayoría de sus compañeros de trabajo son mucho más jóvenes.

Andre Beaupre es uno de esos jóvenes trabajadores. “Comencé a trabajar en Schodack hace diez meses”, dijo en una entrevista después del mitin. “Me uní al sindicato hace unos meses. Ahora soy vicepresidente del Local 2 del ALU en ALB1. Así es como nos llamamos ahora”.

Hace aproximadamente un mes los trabajadores de Amazon en Schodack se asociaron con el Sindicato de Trabajadores de Amazon en Staten Island como parte de su esfuerzo por organizar el almacén en esta área, explicó Beaupre. Se sintieron inspirados, dijo, por la victoria del ALU el pasado abril en las elecciones sindicales en JFK8, el gigantesco centro logístico de Amazon en Staten Island, Nueva York.

Varios líderes del ALU en JFK8 vinieron a participar en la manifestación y ayudar a los organizadores de Schodack a inscribir a nuevos miembros con tarjetas de autorización sindical. Entre ellos estuvieron el presidente interino del ALU, Chris Smalls, el tesorero, Connor Spence, y los organizadores Brett Daniels y Jason Anthony.

Chris Smalls, presidente interino del ALU en Nueva York, se dirige a la manifestación del 17 de julio en Albany. (Foto: Argiris Malapanis / Panorama-Mundial)

Ante los allí reunidos Smalls describió cómo Amazon se ha negado a reconocer al ALU en JFK8 y ha presentado 25 objeciones ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB), exigiendo que la NLRB no certifique la elección. (Ver “Amazon busca impedir certificación del sindicato en almacén de Nueva York” y “El poder de los sindicatos puede quebrantar el obstruccionismo de los empleadores).

La audiencia ante la junta laboral, que la NLRB ha prolongado durante semanas, terminará el 18 de julio, dijo Smalls. No está claro cómo se va a pronunciar la junta laboral sobre las objeciones de Amazon, o cuándo lo hará, agregó. “Ya sea que se pronuncie a nuestro favor o no, eso no va a hacer que nada se detenga”, dijo Smalls en el mitin. “Tenemos que seguir construyendo el movimiento sindical. Tenemos que seguir luchando por la negociación colectiva”. Si Amazon se niega a negociar un contrato, dijo, “vamos a tener que salir en huelga”.

Otros oradores en la manifestación incluyeron a Ibrahím Pedriñán, presidente del Consejo Laboral del Condado de Albany; el congresista estadounidense Paul Tonko, en representación del distrito 20 del congreso de Nueva York que incluye a Albany y gran parte del área del distrito de la capital; Gabriella Romero, integrante del consejo de la ciudad de Albany que representa al distrito 6 de la ciudad; y tres legisladores del condado de Albany.

Miembros de la Hermandad Internacional de Trabajadores Eléctricos (CWA) y otros sindicatos participaron en la manifestación.

Los empleados de Starbucks Precious Meléndez (izquierda), Alexandra Yeager (centro) y Jacob Evans frente al Starbucks en Stuyvesant Plaza en Guilderland, Nueva York, un suburbio de Albany, el 6 de mayo del 2022. Los tres ayudaron a organizar esta cafetería, la segunda en el área del distrito de la capital (la primera está cerca de Latham). El 7 de junio, los trabajadores de Stuyvesant Plaza votaron 15 a 0 por sindicalizarse. Meléndez y otros trabajadores de Starbucks participaron en la manifestación de los trabajadores de Amazon el 17 de julio en Albany. (Foto: Will Waldron / Times Union)

También participaron Precious Meléndez y otros trabajadores de Starbucks que recientemente organizaron el primer sindicato de Starbucks en Albany, votando 15 a 0 el 7 de junio por incorporarse al sindicato Starbucks Workers United.

El ALU promueve apoyo en el almacén de Schodack

Después de la manifestación, los miembros y simpatizantes del ALU en Schodack y la ciudad de Nueva York se montaron en automóviles con destino al almacén de Amazon en Schodack para hacer campaña por el sindicato durante el cambio de turno a la 1:30 pm.

El almacén de Amazon en Schodack, Nueva York, cubre más de 100 mil metros cuadrados.  (Foto: Argiris Malapanis / Panorama-Mundial)
Los organizadores del ALU se instalaron con camisetas y otros materiales sindicales frente a la entrada principal del almacén de Amazon en Schodack el 17 de julio. (Foto: Argiris Malapanis / Panorama-Mundial)

“Solo empezamos a recolectar firmas para el sindicato hace una semana y media”, dijo Goodall en una entrevista. “Hasta esta mañana habíamos recogido 120 tarjetas. Nuestro objetivo es llegar a 400”.

Goodall, Lane, Beaupre y otros miembros de ALU de ALB1, así como los miembros de ALU de la ciudad de Nueva York, se instalaron justo al lado de la entrada principal de ALB1 con cajas de camisetas sindicales, folletos del ALU y portapapeles con las tarjetas de inscripción para autorizar el sindicato.

Muy pronto representantes de Amazon salieron a exigir que cualquier persona presente que no fuera empleado de ALB1 abandonara las instalaciones. Dejaron de insistir, sin embargo, cuando los miembros del ALU respondieron que la campaña por el sindicato es una actividad protegida por la ley laboral.

Andre Beaupre (izquierda), un organizador del ALU en ALB1, hace campaña por el sindicato frente a la entrada principal del centro de cumplimiento de Amazon en Schodack durante el cambio de turno en la tarde del 17 de julio del 2022. Kayla Novack (derecha) fue una de las trabajadoras que firmó una de las tarjetas de autorización sindical ese día.  (Foto: Argiris Malapanis / Panorama-Mundial)

La mayoría de las varias docenas de trabajadores que salieron del trabajo durante la hora del cambio de turno se detuvieron para conversar con los organizadores sindicales. La mayoría se mostraron amistosos hacia el sindicato. Este reportero fue testigo de cómo más de 20 trabajadores firmaron las tarjetas de autorización del ALU en el acto.

Latoya Eppes, quien trabaja un turno flexible, fue una de las varias trabajadoras que firmaron una tarjeta y se ofrecieron como voluntarias para servir en el comité sindical. “Yo fui miembro del 1199, el sindicato de trabajadores de hospital, cuando vivía en la ciudad de Nueva York”, dijo Eppes. “Conozco los beneficios de tener un sindicato”.

“Yo también firmé por el sindicato”, dijo Kayla Novack. “Necesitamos mejores salarios. Un lugar de trabajo más seguro. Más tiempo libre pagado”.

Otra trabajadora que salió del turno junto con Novack no quiso dar su nombre por temor a represalias por parte de la empresa. Ella tenía sus dudas. “Tomé la tarjeta, pero quiero investigar más sobre el sindicato”, dijo. “Quiero pensarlo”.

“Estamos aquí para empoderar, educar y alentar a nuestros compañeros de trabajo. Esto es lo que les decimos a todos: Ustedes están protegidos. Pueden votar. Pueden participar. No pueden ser despedidos”, dijo Goodall a Panorama-Mundial.

“Hoy fue un buen día”, agregó Goodall. “Pero es solo el comienzo”.


Deja un comentario